El futuro de las compras, será no comprar

El comercio digital ha marcado un fuerte impacto en la manera en que consumimos y ahora, gracias a tecnologías como la #InteligenciaArtificial, el #MachineLearning y otros, el comercio evoluciona hacia la automatización total, eliminando incluso el rol del comprador dentro del proceso de venta. Aquí te contamos de qué se trata.

Hay un término que se ha popularizado con fuerza en los últimos años: el comercio electrónico. Sea por la necesidad que implantó la pandemia o por elección, poco a poco todos hemos migrado a realizar un mayor número de transacciones por canales digitales como redes sociales, supermercados en línea, aplicaciones, etc.


En pocos años, este canal pasó de ser un capricho para millennials perezosos, a una exigencia del mercado y la cifra, cada vez está en aumento. De hecho, se espera que para 2025, las ventas digitales en todo el mundo representen un 24.5% de las ventas totales según cifras recientes de Accenture.


Ahora bien, mientras muchos aún luchan por adaptar sus procesos a un mundo enteramente digital, los consumidores buscan experiencias de compra cada vez más satisfactorias, más simples y más rápidas y muchas organizaciones, se apalancan en nuevas tecnologías para aumentar su competitividad.


Es allí en donde se ha empezado a gestar una tendencia que sin duda cambiará por completo la manera en que compramos y en el 2022, tendrá más fuerza que nunca: démosle la bienvenida entonces al A-Commerce.

#ACommerce se refiere a las tecnologías enfocadas en reducir -o incluso eliminar- el rol del comprador en la decisión de compra, pero vamos con calma.


Hasta ahora, el comercio electrónico se ha enfocado en permitir realizar comprar de forma remota desde cualquier lugar del mundo. Sin embargo, esta compra requiere de que el comprador entre a una plataforma, seleccione un producto y efectúe la compra y aunque con frecuencia vemos cómo las aplicaciones nos sugieren productos similares a los que hemos comprado antes y guardan nuestros datos de pago con el fin de simplificar el proceso, la compra no se hará efectiva a menos de que el comprador actúe dentro de la transacción.


El Comercio Automatizado busca entonces eliminar este paso.


Pongamos un ejemplo simple. Una fábrica dedicada a la confección de camisas de algodón, compra mensualmente X toneladas de materia prima. Esta compra se realiza con frecuencia y mes a mes pasa por un proceso de compra/selección/aprobación/ que requiere de talento humano que lo haga posible. ¿Qué tal si automatizamos este proceso?


El A-Commerce plantea entonces una alternativa en la que el cliente planifica las compras recurrentes que requiere y automatiza el proceso a través de algoritmos apalancados en inteligencia artificial, Machine Learning, #AnalíticaDeDatos e incluso, #RedesNeuronales.


Pero los beneficios no están solo del lado del cliente. Las empresas que le apuesten a esta tecnología, lograrán aumentar las ventas al asegurar ventas futuras, mejorar la capacidad de hacer proyecciones en el inventario, facilitar la gestión comercial y adicional a esto, obtener datos que le permitan analizar el comportamiento de cada cliente y de esta manera ofrecer productos personalizados y desarrollar estrategias de ventas cruzadas, entre muchos otros beneficios.


Pero esta tendencia no aplica únicamente a las grandes superficies. Desde ya podemos ver cómo los cambios en los comportamientos de los #consumidores están abriendo camino para el desarrollo de electrodomésticos y asistentes virtuales en los hogares que se podrán alimentar de estas tecnologías para ocuparse de tareas cotidianas como las compras de alimentos, vestuario y medicinas.



¿Quieres saber cómo aprovechar esto en tu empresa?

¡Nosotros te acompañamos a hacerlo realidad!


Lina Betancur

(+57) 301 6464737







133 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo